La Fundación Ascamm, Centro Tecnológico de ACTEC de la red Fedit, que potencia la tecnología diferencial, la innovación empresarial y la excelencia, está desarrollando nuevos sistemas que permitirán una mejor adaptación de los vehículos aéreos no tripulados (UAV) para misiones bajo condiciones extremas.

La Fundación Ascamm, Centro Tecnológico de ACTEC de la red Fedit, que potencia la tecnología diferencial, la innovación empresarial y la excelencia, está desarrollando nuevos sistemas que permitirán una mejor adaptación de los vehículos aéreos no tripulados (UAV) para misiones bajo condiciones extremas.
Los trabajos de investigación que se están llevando a cabo desde Ascamm forman parte del proyecto ICARUS (http://www.fp7-icarus.eu/), financiado con 17,5 millones de euros por la UE, en el marco del 7º Programa/seguridad, y en el que también participan otros diez países europeos.
Se da la circunstancia de que Ascamm es el único Centro Tecnológico Español en formar parte de esta iniciativa comunitaria que tiene como objetivo prioritario mejorar las condiciones de seguridad y eficiencia de los vehículos no tripulados (aéreos, terrestres y marítimos) en todo tipo de operaciones de rescate en entornos marítimos y terrestres.
Tal y como ha explicado Pepa Sedó, Directora de Sistemas Inteligentes de Fundación Ascamm “los futuros UAV serán muy importantes en este tipo de actuaciones y constituirán un apoyo muy valioso para cualquier equipo de rescate”.
Un equipo multidisciplinar de Ascamm, integrado por expertos en telecomunicaciones, informáticos y aeronáuticos, entre otras especialidades, también está trabajando en la fusión y análisis de datos que se reciben desde distintos sensores procedentes de diferentes fuentes, a fin de obtener en cada momento y ante cualquier circunstancia, la mejor y más amplia información posible.
En el proyecto ICARUS participan también destacadas empresas e ingenierías españolas y de diferentes países europeos, que tienen establecidos protocolos de actuación para intercambiar todo tipo de información respecto a los avances  que se van produciendo en los trabajos de investigación que se efectuan.
En el 2016 está previsto que se lleve a cabo la validación final de este proyecto, en el que se viene trabajando desde hace dos años. Las pruebas se llevarán a cabo en Bélgica y Portugal, que cuentan con instalaciones adecuadas y preparadas  para llevar a cabo esta “inspección”.
Sin embargo, con anterioridad, a finales del mes de julio del año en curso, se prevé llevar a cabo una “prevalidación” en el Centro de Pruebas de CATUAV, situado en el municipio de Moià, y que es el único de estas características que existe actualmente en nuestro país. En este equipamiento se llevarán a cabo distintos ejercicios que permitirán comprobar la efectividad de los trabajos de investigación que se han realizado.
Según Pepa Sedó “las aplicaciones civiles de los UAV son cuantiosas y muy variadas y en muy poco tiempo se conseguirán desarrollar y mejorar sus sistemas para que puedan ser cada vez más efectivos y prácticos. Se trata de un sector que experimentará un gran crecimiento”
En la actualidad, al tratarse de una tecnología muy nueva existe un vacío legal en nuestro país sobre la utilización de los UAV civiles,  por ello desde la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que depende del Ministerio de Fomento, se está trabajando en una normativa que permita  regularizar su comercialización y utilización. Todo parece indicar que el nuevo reglamente podría aprobarse en el transcurso de este año.