Prioridad número 1: proteger el genoma humano